jueves, 1 de septiembre de 2016

DEEP WEB - EL INTERNET DESCONOCIDO

             

D E E P  W E B

EL INTERNET DESCONOCIDO



¿Has oído hablar de la Red Oculta, Oscura, Profunda? Seguro que sí, la pregunta es simplemente retórica.

La primera vez que tuve noticias de ello, fue por las fechas en las que estrenaba mi Olivetti 386 de 40 megas en su disco duro y 2 de RAM, increíble que una maquina se pudiera mover con esas cantidades ridículas. Había Internet hacia mucho tiempo, pero era una minoría con conexión, y por otra parte el numero de ordenadores por habitante se podían contar de una sola mirada. Eran, aquellos, los años en los que se producía el estallido de la informática particular, con los llamados “pc home” y los híbridos.                                                                                                                                                                                              
Leí con mucho interés, con fruición diría mejor, un artículo, creo que en “PC World”, sobre la existencia de otra red, muy diferente a la que conocíamos, una red bajo la RED, mucho mayor, con más contenidos, a la que sólo tenían acceso unos cuantos privilegiados. En ella se guardaban los grandes secretos, misterios… y también , todo el saber, las grandes respuestas. No me sorprendió aquel artículo, por entonces era aficionado a los temas “oscuros”, paranormales, exotéricos, mágicos… Y este nuevo  e intrigante, lo uní a mi colección en el apartado de misterios por confirmar como tal.
Lo cierto es que deseaba que aquello fuera verdad, pero la razón, basada en la época, me dictaba que aquello no era más que otro bulo, salido de mentes que la Informática comenzaba a “psicotizar”.
Desde entonces, he hablado en dos o tres ocasiones, sobre el tema y otras tantas he escuchado, tras la última decidí despejar la duda. Me puse mano al asunto y unos días después, ¡sorpresa! La DeepWeb existía.
Tal y como había oído, era como entrar por un agujero negro y salir, no al otro lado, sino a otro lado. Mas la pantalla no vibró, ni vi rayas, tampoco se torno negra, un simple parpadeo y ante mí un nuevo universo de 91.000 terabytes –en el Internet superficial gozamos de 6.000. Todo en ese lado de la RED, es muy similar  al de este, solo que mucho más grandioso. Los contenidos los mismos, solo que mucho más amplios y sin censura, ni lugar a la “denuncia”. Cubil de delincuentes, piratas, programadores, artistas, científicos, depravados, inventores, curanderos, salteadores. Un mundo con moneda propia, el “Bitcoin”, con un valor de 283$.
También es real, lo que narran los que estuvieron, morbosos, “asustadores”, “metemiedos”, también melindrosos masoquistas y predicadores del “no entrar”. En el lado oscuro, existen los peores temas imaginables e inimaginables. Créeme, dañan la sensibilidad de todos, incluida la de un Jack el Destripador. Es una parcela más junto a venta de armas, droga, no falta la pornografía… Como le dije, igual al lado que conocemos, pero de proporciones enormes. Allí siempre encuentras lo que vas buscando y ya no lo podrás dejar allí, incluso es posible que también te traigas algo que no esperabas ni querías. Igual que aquí, pero más titánico, monumental.
Es un universo, con barrios elegantes, palacios, calles, avenidas, casa de gente de clase media, barrios marginales, callejones oscuros, chabolas, lugares peligrosos. Igual que aquí. ¡No! Como e Internet superficial no, como la realidad del mundo por el que diariamente, tenemos que navegar. Deep Web, es un espejo del mundo llamado Tierra.
No te diré como se accede, porque desconozco tus intereses, pero la puerta de entrada está de   este lado, búscala. 


 COSAS COMO ESTAS Y MAS EXTRAÑAS PARA QU TE DEN UN EMPACHO.