miércoles, 6 de junio de 2012

JUBILACIONES, una duda más.


Jubilaciones, una duda más
Ante la zozobra que nos proporciona los cambiantes acontecimientos de la Economía, en todos sus aspectos, que nos infunden el temor de que todo va mal y puede ir mucho peor, hay uno particularmente terrorífico. No voy a decir que otros, como el estar en paro no los sean, pero algún grado más de miedo, proporciona el asunto de las pensiones de jubilación, pues a la incertidumbre de lo que pueda ocurrir con ellas, se unan otras facetas como la edad, en muchos casos la salud, la soledad y la desatención. Año tras año el número de ancianos crece, no así las residencias geriátricas dependientes del Estado. Tampoco se abren privadas.
Me temo que veremos –y nos podremos ver– a muchos ancianos desamparados, si esto continua así. “Los recortes”, que ya afectan a cuestiones importantes de los asuntos sociales, puedan agravarse de tal modo, que no se ofrezcan plazas en los geriátricos, ni nuevas ni antiguas por no haber dinero para mantenerlas. Pese a que la norma, en la actualidad, es que el beneficiario de una plaza tenga que entregar una parte importante de su pensión, hasta el cien por cien en casos de discapacidad.
“La pensión”, una importante arma en periodos electorales, en los que se esgrime para buscar los ansiados votos. Una vez terminados los discursos, las pegatinas y los globos, se devuelve al armero con el resto de armas ocasionales.
¿Peligran las pensiones contributivas? De las no contributivas ni me canso poniendo interrogaciones
No puedo hablar si habrá ó no dinero suficiente para los diferentes tipos de pensiones. No creo que lo pueda saber con certeza nadie. Estamos comprobando, que lo que se cuenta hoy, mañana no puede serlo ó es lo contrario. No existe ningún tipo de seguridad mínima de cómo acabará esta nueva guerra,. Sí, una nueva guerra que Alemania está manteniendo con el resto de Europa. Sin “paso de la oca”, ni la estridencia del “Gran Berta” ni el silbido de los Stuka al entrar en picado, sin ningún tren que llegue tarde a Endaya.  Esta es una contienda sigilosa, pero con un mismo fin y la particularidad que “a la tercera” nos ha tocado.
En el cuadro que sigue a estas líneas, si es que te sirve de algo, puedes averiguar a que edad podrás jubilarte. Primero busca tu año de nacimiento. Segundo el año en que tendrías que jubilarte. Haz el cálculo del tiempo que has cotizado y consultando en la columna de la derecha verás cuando podrás dejar la “vida” laboral.
Fuente:SERMAS