jueves, 12 de marzo de 2015

NI LUNA NI POLVO, RECUERDOS Y POCO MÁS

Me abrumó el número de visitas, que han tenido y están teniendo los artículos del "polvo". Para un servidor, que más de uno o una se equivocó con el contenido, no están al día. Esa expresión ya no se usa, como tampoco la cursi de "vamos hacer el amor". Ahora se dice hacer una sombra.

Ayer, sin ir más lejos, me encontraba tomando café con mi amigo Jam Montoya, cuando escuchamos aa unos paisanos conversar:
–Tú ¿cuantas sombras de esas del cine, te haces al día?
–¿Yooooo? ¡Ninguna!
_¿La andropausia?
–¡Que va! Lo que ocurre es que a mi señora, le gusta hacerlo con la luz apagada.

Tudo es inexacto, Jam no toma café, yo tampoco, la conversación me la acabo de inventar y en la cafetería, solo estábamos los dos.

Pero a lo que venía a contar. Quiero hacer una nueva entrega de cosas pasadas, de recuerdos. Uno del 98, cuando empezamos la historia de los recitales y mi hija Helena, de una caída de la bicicleta, se rompió un brazo.
Los siguientes son del 2000, cuando la conjunción planetaria. Son la invitación a la presentación y unos recortes de prensa.
Ya sé que se ven pequeños, pero si los ampliáis se leen perfectamente.
Hasta dentro de 15 días, me voy a extrangerizar unos ratitos y si puede ser en una playa y con una buena sombra.