martes, 3 de marzo de 2015

EL POLVO DE LOS AÑOS PASADOS DE NADA VALEN AHORA

Llega un tiempo, un momento en el que te das cuenta que tienes muchas cosas, de esas que llamamos "recuerdos",  acumuladas de años y años y que nos negamos a deshacernos de ellas, pese a estar al borde del Síndrome de Diogenes, pero ya no caben más, necesitas espacio en los cajones, menos polvo y el trastero lo tienes lleno, tienes que quitártelos de encima como sea o te vas con ellos a la puñetera calle. Tu parienta no tiene dónde colocar la nueva mantelería, que compró en el último viaje.
Y en eso me encuentro, menos mal que para algo tenía que servir, esto de los ordenadores e Internet con todas esas "nubes". Perderé los originales, pero quedará las imagen del recuerdo y ya de paso lo puedo compartir con vosotros.
Así pues, desde ahora iré subiendo o bajando o ambas cosas, que no lo tengo claro, si esto dela RED, es bueno o malo. Cielo o Infierno.
Sea lo que les de la gana a los que gobiernan este medio y mientras una tormenta solar no se cargue el  invento, aquí quedaran nuestros recuerdos.

Para ir abriendo boca, un recorte de prensa con un artículo de Soledad López Lago, a la que quiero mandarle un cariñoso saludo.