sábado, 17 de enero de 2015

LUCES A LA ANTERIOR ENTRADA

Quizás, sí que necesite una explicación.  A veces, sólo nos quedamos en la superficie de las cosas, creemos que lo que vemos es todo y no nos sumergimos más en el asunto.

La pregunta, ¿Es libre la libertad de expresión? La formulo para que seas tú quien la conteste.


El caso de Los Chunguitos, es superficial y contemplado desde una óptica interesada.
Los comentarios de los cantantes, fueron hechos desde la ignorancia de que estaban siendo grabados continuamente, las 24 horas del día. Ellos pensaban que solamente era durante las conexiones. Por lo tanto, y esto no quiere decir en absoluto, que yo comparta ni mínimamente sus opiniones, las hicieron en la intimidad, por lo que no tenían que haberse tenido en cuenta ó al menos, servirles como eximente.

Acaso, ¿No podemos hacer un comentario, el que nos venga en ganas, ó tener un pensamiento en contra de algo?

¿Tienen derecho, los que así han obrado, de ponerlos de “ajo y perejil”, incluidos sus propios familiares y representante?
Está bien no insultar ni criticar públicamente, sobre algunos aspectos, de otras personas, pero de ahí a que no puedas tener tus gustos, ideas y fobias, dicta mucha libertad de expresión.
Nos estamos dejando volver tan “tiquismiquis”, que vamos a decir u oír, “ese señor, el de ahí –ya nos enseñaron, que con el dedo no se podía apuntar hacia la gente–, que tiene la piel… Sí, así como… No sé… Cómo te diría yo… Así como más oscurita”
¿Oscurita? Pedazo ¡Oscurofona!

Echemos el freno, que lo próximo, después de penalizar al Piropo, puede venir y prohibir, el cederle el paso o asiento, los hombres a las mujeres. “Galantofobia”