sábado, 11 de agosto de 2012

VENTE PA ESPAÑA MUZZA, QUE AQUÍ SON TONTOS



            ¡VENTE PÁ ESPAÑA MUZZA, QUE AQUÍ SON TODOS TONTOS!


Se veía venir, no hace falta ser un agorero para intuir algo como lo ocurrido en Andalucía. La actitud, que muestra parte de la población de nuestro País, de pasotismo, de indiferencia e indolencia, de exceso de caridad, caridad compulsiva ó caridad de salón, es terreno abonado para que surjan iluminados, agitadores, revolucionarios, guerrilleros, resentidos… y ¿cómo no? Algún mesías.
Vaya por delante, que mi actitud particular, ante la pobreza, la necesidad y todos los males que aquejan a las personas de todo el Orbe, es de solidaridad y, en la medida que me es posible, de ayuda. Supongo, al igual que usted.
Es loable la labor, no hay sitio a la duda, que ejercen ONG y fundaciones, como la de Médicos sin Fronteras –por poner sólo un ejemplo–, entregando su tiempo y trabajo desinteresadamente a aquellos que más lo necesitan ó esas otras, que sabiendo sus  voluntarios el gran riesgo que corren, a ser secuestrados, incluso asesinados, continúan tozudamente desarrollando su labor, sin que les haga mella en la moral, los avisos del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Es loable también, aquellos que donan viandas a la gente que las requieren, a través de los “bancos de alimentos”, parroquias, Caritas…
Sin embargo no veo acertada la amenaza de “objeción de conciencia”, “la obligación deontológica”, por las que algunos médicos de la Seguridad Social seguirán atendiendo a todo aquél que aparezca por sus consultas sin tarjeta.
Son libres de regalar su tiempo y trabajo, como dije anteriormente, pero en su tiempo libre, con su dinero, no con el de los que cotizan a la Seguridad Social y cada vez tienen peor servicio y más tiempo de espera a las puertas de las consultas, en las inacabables listas de espera.
 ¿Qué ocurrirá? ¿Quién negociará, pagará y repatriará a esos voluntarios de las organizaciones no gubernamentales –pero con subvención gubernamental, autonómica, municipal…– cuando ocurra una nueva desgracia?
Es fácil “cuando se dispara con pólvora ajena”, cuando la “solidaridad y la ayuda” son por cuenta ajena.
No puede ser lícito, entrar en tropel en cualquier supermercado, desvalijarlo, acojonar y agredir a los trabajadores y después decir que es una incautación con destino a gente que lo necesita. Eso al menos es lo que declaró “el capitán araña” de esta historia: José Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda.
El Capitán Araña, por si usted no lo recuerda, era uno que embarcaba a todos y él se quedaba en tierra.
El camarada Sánchez, arengó a las masas a través del megáfono,  desde la calle en la que continúo, mientras los compañeros practicaban la “requisa”.
Sí yo quiero y puedo pagar los setecientos y pico de euros anuales, para que uno o dos “ilegales” tengan asistencia médica, los abonaré encantado. Igual que di ropa y comida.
Pero no olvidemos, que si continúan en este país en el peor declive económico de su historia, no será porque el aíre de España les alimenta.
Y no quiero entrar, en las manifestaciones con las que están amenazando, por este cambio en la Sanidad Pública de España ó en los enfrentamientos de los “manteros” con la policía. A todos y a sus defensores habría que verlos en sus países de origen, con estas posturas “reivindicativas”. 
Esto nos guste o no, es una monarquía democrática, que la verdad, no sé bien de que se trata, aquí no podemos elegir al rey que nos gobernará. Pero bueno, quedémonos con la parte más comprensible: la Democracia que es el gobierno de las mayorías, al menos es lo que se nos contó, no de las minorías, pero para ellos también.
Tampoco esa mayoría, le otorga al Gobierno el uso de métodos dictatoriales, cuando hay que acometer actos que van en contra del pueblo o no se encontraban en el programa, que se presentó en la campaña electoral. Sí el gobierno anterior mintió en los datos, que se busquen fórmulas y que se les juzguen y que paguen.
Con los bienes de todos los contribuyentes nadie puede jugar a ser Robín de Sherwood, o peor aún Luís de Vargas, aquel que decía: Echa vino montañés, que lo paga Luis de Vargas, el  que a los pobres socorre  y a los ricos avasalla.*

*La estrofa pertenece al poema “Diligencia de Carmona” de Fernando Villalón.
   Encontrará el poema completo y una semblanza del autor, en la página:
   NOVEDADES ILUSTRADAS, de este mismo blog.

Post Datum/
Al terminar las líneas anteriores, leo en un periódico varias “jodiuras” o tonterías patológicas: Que el Gobierno ha dicho –Donde digo…–  qué se atenderá a los “sin papeles” sanitariamente y la factura será enviada a sus países de origen.
Pregunto: ¿España tiene algún tratado con esos países? ¿Declaran fidedignamente, los “sin papeles” su procedencia?
Otra: Serán los propios médicos, los que digan cuando trabajaran las nuevas horas, añadidas a causa de la pertinaz crisis.
¿Decidirán también los funcionarios, cuando y qué paga extra se le quita?

Aquí estamos perdiendo hasta la seriedad. Este es un país de chiste.