miércoles, 13 de junio de 2012

POETAS



Cuentos Cotidianos V

MIS AMIGOS, POETAS.
CONTESTANDO A UNA OPINIÓN DE COSME

Gracias por tus palabras, amigo Cosme.
En esta Cafetería, es cierto, no ha entrado ningún "poetrasto" que pueda manchar el suelo con el óxido de su pie, eternamente húmedo por el incesante goteo de su mala baba. Tampoco garabateadotes de líneas rotas. Ni esos, que con la osadía que les proporciona su incultura, se llaman así mismos poetas, poetas autodidactas, y buscan con ansia el penetrar o que los penetren –ya se sabe: Si tú no pedes, búscate a un amigo que te ayude con un buen “enchufe”– en el dudoso “Parnaso local”. Lograr que los publiquen o en su defecto auto publicarse si se dispone de algo de dinero. A veces consiguen salir sin que les cueste nada, gracias a algunas ediciones sufragadas por la “Cultura Pública”, en las que suelen aparecer entre otros muchos de igual catadura, mezclados entre otros, muy pocos con calidad. Es corriente, norma que lo bueno sea escaso, porque de lo contrario la Literatura no sería Arte.

Un Arte del que estos botarates del lápiz disfrutan muy poco, ya que ni en esos libros suelen leer algo más que su propia bazofia. Su estilo no debe ser contaminado con palabras ajenas, que sólo las usan en caso de tener que plagiar, si en algún momento cesa la diarrea mental que padecen.
He leído, con mucho esfuerzo, en una de esas “antologías poéticas” verdaderas infamias, que convierten el volumen en una letrina, llegando a embadurnar las páginas que merecen la pena.  Una vergüenza para todos los poetas, para los lectores, los editores, los libreros y hasta para el fabricante del papel en que fue impreso.
COSME LÓPEZ GARCÍA
¿Sabes por qué cada vez se lee menos? Porque cada vez hay más gente que escribe.

No, no ha entrado ninguno, ni creo que lo haga, estos lugares bien iluminados no son de su gusto. Consideran más artístico, la media luz, las sombras, el abigarrado olor de lo cerrado. Ellos no vendrán.
Este bar, cafetería sin nombre ni lugar en un plano, ya tiene sus poetas. No unos poetas, “Los Poetas”, que de una forma u otra han sido y continúan siendo mi referencia, mis amigos, mis mentores. Vosotros conocéis vuestros nombres. Pero hoy, con el permiso que sé que me das, sólo te nombro a ti.
Sí amigo Cosme, tú eres, por propio derecho, el poeta de ese bar que llevo en la mente. Lo eres desde el primer comentario que hiciste en este blog, con tus palabras de aliento con las que compones tus críticas, críticas de amigo.
En este bar tuyo y mío, hablaremos de Política, Literatura, de unos y de otros, de la Paz, de la Guerra, ¡de la Vida! Y de lo que nos de la gana. Otras veces sastosacionaremos, de esas cosas que nunca podremos arreglar, porque no somos Dios, o simplemente porque no nos da la gana, porque somos así, ya no tenemos edad para cambiar y mucha menos para hacer propósito de enmienda. De donde metimos la pata, la sacamos, pero el agujero quedó. El perdón sólo existe en la palabra.
Pensaremos y no tendremos que decirnos las cosas, sonreiremos y con un gesto minúsculo, que moverá la piel de nuestra sien y arqueará la ceja, no entenderemos: Cierto, para los que no te aprecian sólo eres lo que regalas.

Por mi parte los regalos han terminado, ya no habrá más recitales, ni pondré el hombro para aupar o para que lloren sobre él. Es tiempo para comenzar a esperar sin esperanza, que me regalen a mi.
Esta es la cafetería, vuestra – nuestra, tuya y mía, sí así lo quieres.
Elije tu lugar en ella, yo estaré en la mesa del fondo.